VÍCTOR HUMAREDA: El artista de la calle

VÍCTOR HUMAREDA

Víctor Humareda nació en Lampa, el 6 de marzo de 1920. Fue un pintor expresionista peruano muy reconocido por su creatividad que era fruto de una personalidad turbada. Considerado un artista marginal y solitario, en su obra palpita el silencio, la melancolía y las oscuridades de su propia vida.

Desde joven ya soñaba con ir a Lima para estudiar dibujo y pintura y en 1939 fugó de su hogar y marchó a Arequipa. Poco después pasó a Lima y logró ingresar a la Escuela Nacional de Bellas Artes de Lima. Sin embargo, luego de unos meses de estudio las necesidades económicas le apremiaron. Debió trabajar y estudiar al mismo tiempo, por las mañanas ofrecía pintar rostros a pedido del cliente y recibía unos cuantos soles que le servían para comprar lápices de carboncillo. Tuvo por maestros a destacados pintores como Julia Codesido, Ricardo Grau y Juan Manuel Ugarte Elespuru. Al egresar en 1947 ocupó el segundo lugar en su promoción y ganó una beca a la Argentina, pero por motivos de salud lo postergó.

En 1950 hizo efectiva su beca a Buenos Aires, donde estudió en la Escuela Superior de Bellas Artes de la Nación Ernesto de la Cárcova. En 1952 retornó a Lima y en septiembre inauguró en el Instituto Cultural Peruano Argentino su primera exposición individual, compuesta por 19 óleos. Hasta 1956 presentó en total 21 exposiciones individuales, así como numerosas muestras colectivas.

Humareda no tomaba ni fumaba y le gustaba la soledad, aunque sin perder nunca su buen humor. No tenía domicilio fijo; vivía en hostales de la Parada en La Victoria.

En 1983 fue sometido a cirugía al detectársele un tumor en el cuello y al año siguiente le fueron extirpadas la laringe y las cuerdas vocales. Pese a ello, no flaqueó en su creación artística. Recibió innumerables medallas y dedicaciones por su talento que era muy reconocido en el país.

En octubre de 1986, en la galería del Centro Cultural de la Municipalidad de Miraflores fueron exhibidos 42 de sus óleos, realizados entre 1948 y 1986. La muestra se denominó “Homenaje a Víctor Humareda” y fue promovida por el pintor Eduardo Moll y el crítico Luis Lama.

El 16 de noviembre de 1986 Humareda empezó a pintar la que sería su última obra: La Quinta Heeren de noche, por encargo del Banco Central de Reserva. Al día siguiente sufrió una hemorragia nasal, causada por las emanaciones de sus óleos. Falleció dos días después, recibiendo homenajes tanto en la Escuela Nacional de Bellas Artes como en el mismo Cementerio Presbítero Maestro, donde reposan sus restos.

PONCHO NEGRO: el padre de las invasiones

Ernesto Sanches Silva, conocido como ” Poncho Negro” era considerado en ese entonces como el padre de las invasiones, durante mas de 30 años este hombre se dedico a organizar y dirigir la mayoría de invasiones que se registraban en lima en la época, alrededor de 130 invasiones fueron realizadas en toda la capital, siendo las mas representativas la de El Cerro San Cosme, El Agustino, Comas, San Juan de Lurigancho,entre otros.

En una entrevista realizada hace unos años, “Poncho Negro” argumenta : “Las tierras no son de nadie. Son de Dios y para sus hijos. Y aposte por los que nada tenían , ni un techo para vivir, gente del campo que venia a esta gran capital para forjarse un mejor porvenir y era tratada como ganado. Los dirigentes  tomamos las tierras  y las repartimos a precios simbólicos que nos permitían realizar otras ocupaciones a favor de los mas pobres. No tuve codicia ni avaricia”.  -Fragmento obtenido del blog Memoria de un peruano en Asturias.

He aquí un pequeño homenaje a este personaje que con pundonor y deseo de igualdad busco la manera de dar a los mas necesitados un espacio en la capital.

LETRA DE LA CANCIÓN ” SOY MUCHACHO PROVINCIANO”

Aquí les dejo la letra de la canción considerada himno de todos los migrantes peruanos.

Para todos mis hermanos provincianos..
Que labran el campo para buscar el pan de sus hijos
y de todos sus hermanos…
les canta… Chacalon y la nueva crema

soy muchacho provinciano
me levanto bien temprano
para ir con mis hermanos
ayayayaiiiii
a trabajar
no tengo padre ni madre
ni perro que a mí me ladre
solo tengo la esperanza
ayayayaiiiiiiiiiiiii
de progresar

(coro)

Busco una nueva vida en esta ciudad
donde todo es dinero y hay maldad
con la ayuda de dios sé que triunfaré
y junto a ti mi amor feliz seré oooohhh
feliz seré oooohhh

Busco una nueva vida en esta ciudad
donde todo es dinero y hay maldad
con la ayuda de dios sé que triunfaré
y junto a ti mi amor feliz seré

soy muchacho provinciano
me levanto bien temprano
para ir con mis hermanos
ayayayaiiiii
a trabajar
no tengo padre ni madre
ni perro que a mi me ladre
solo tengo la esperanza
ayayayaiiiiiiiiiiiii
de progresar
(coro)
Busco una nueva vida en esta ciudad
donde todo es dinero y hay maldad
con la ayuda de dios se que triunfaré
y junto a ti mi amor feliz seré oooohhh
feliz seré oooohhh x3

CHACALON: EL Faraón de la cumbia

Un personaje emblemático del cerro San Cosme es Lorenzo Palacios Quispe  “Chacalón”,  hijo de Lorenzo Palacios y Olimpia Quispe, nació un  30 de abril de 1950 en el distrito de La Victoria exactamente en el pasaje Carlos Bondy lugar situado en las faldas del Cerro San Cosme.

El pequeño Lorenzo sufrió la temprana pérdida de su padre, lo cual lo empujo a trabajar desde chico como vendedor de periódicos, cargador de bultos y ambulante. Al transcurrir tiempo su madre se vuelve a comprometer con Silverio Escalante, la pareja tuvo 18 hijos a lo largo de su relación. A la edad de 10 años este muestra interés por la música en especial por los instrumentos de percusión y el canto, pero la situación de extrema pobreza lo empujaba a trabajar en diferentes cosas que no sea la música, con el pasar de los años Lorenzo Palacios se enamora y se compromete con Dora Puente teniendo como resultado de la relación a 7 hijos.

En una parte de la historia, el hermano menor de Lorenzo, conocido como “Chacal” se convierte en vocalista principal del grupo “Celeste” pero su mala cabeza e irresponsabilidad hacen que el dueño del grupo comience la búsqueda del reemplazante, es entonces donde Lorenzo Palacios toma la oportunidad de emprender un historia en el ámbito musical, al parecerse el tono de su voz con la de su hermano y  tras pasar todos los casting, Lorenzo Palacios se convierte en vocalista principal del grupo Celeste siendo bautizado como “CHACALON” haciendo referencia del sobrenombre que poseía su hermano menor.

Es entonces cuando se empieza una historia de  fama, reconocimientos, logros y éxitos a lo largo de la carrera musical del faraón de la cumbia, siendo destacable el arraigo de sus canciones en la gente provinciana; sus letras, el ritmo y el sentimiento con que Chacalón entonaba  sus canciones convirtieron a estas en verdaderos himnos dirigidos al sufrimiento del trabajador provinciano y la desdicha en el amor, siendo su más representativo tema “SOY MUCHACHO PROVINCIANO”.

Hincha de Alianza Lima, Lorenzo Palacios Quispe  “Chacalón” fallece un 24 de Junio de 1994, ocasionando así un ola de homenajes y reconocimientos de sus fans hacia su persona, cabe recordar que este personaje no era querido solamente por su trayectoria musical,  su gran corazón hacía las personas más necesitadas de la zona hizo que se gane el cariño y respeto de todos lo que tenían el gusto de conocerlo.

Historia

En el Perú, a mediados de los años 40, se hace más fuerte la Migración interna en el país, muchos jóvenes provincianos se dirigen hacia la capital  motivados por la idea de encontrar una educación superior y un futuro prometedor, este suceso origina la formación de las denominadas barriadas, término que proviene de la palabra barrio, es en ese entonces que se da origen a la que se considera la primera barriada de la capital, la invasión del “Cerro San Cosme” en 1946 da inicio a una cadena de hechos de poblamiento en diferentes puntos de Lima; Impulsados por el deseo de tener un espacio propio en esta gran urbe, cuenta la historia que mas de un centenar de personas comandadas por el entonces conocido “Poncho Negro” el padre de las invasiones, se establecieron en las laderas del Cerro situado entre las avenidas San Pablo y Bauzate y meza, construyendo ahí precarias viviendas que en su mayoría estaban hechas de material noble. En 1953 se registran las primeras invasiones en otros sectores del cerro. Cabe recordar que a faldas de este gigante se encontraba el centro de acopio de verduras más grande de la ciudad “La Parada” que en un futuro se convertiría en el Mercado Mayorista Nro. 1 de verduras de la capital, hecho de no menor relevancia puesto que esto propiciaría un mayor interés por parte del provinciano para llegar a este lugar en búsqueda de oportunidades.

El próximo año se celebran 70 años de fundación del Cerro San Cosme, que en la  actualidad cuenta con 29 sectores en donde hay más de 2500 casas en las cuales viven un promedio de 20’000 personas, hay que recordar que este cerro ha sido testigo de un sinfín de conflictos sociales que hasta hoy en día se perciben pero que no son impedimento para que día a día se escriban historias de superación y emprendimiento por parte de sus pobladores.

Como se sabe la “Virgencita de las Mercedes” es la patrona del cerro y que cada 24 de septiembre se celebra un aniversario más de este lugar lleno de mitos, alegrías, fiesta, costumbres andinas y aroma popular.

Intro

Este proyecto tiene como fin el dar a conocer la situación en la que viven muchas familias que residen en uno de los cerros más populares de la capital; El San Cosme es muy conocido por hechos que en su mayoría generan cierto rechazo o prejuicio hacia los habitantes de este territorio, la delincuencia, contaminación y el alto índice de tuberculosis nos dan una idea del caos generalizado que predomina hasta hoy en día. Es entonces que es necesario generar conciencia en los limeños respecto a que el cerro a lo largo de su historia y en su actualidad  es  testigo de muchos casos de emprendimiento y deseo de superación, para lograr el cambio de mentalidad en la población en primer lugar se realizara un resumen de la historia de poblamiento del cerro san Cosme, los hechos más relevantes desarrollados a lo largo de su historia, cuáles fueron sus personajes emblemáticos y también se dará espacio a los casos de vecinos dispuestos a generar el cambio positivo dentro de su entorno.

 Con todo esto se busca disminuir el rechazo o la crítica en general hacia las personas que residen en el lugar, a su vez dar un reconocimiento a esta población trabajadora, pujante y luchadora que hoy en día es afectada por diversos conflictos sociales que no son atendidos por las autoridades correspondientes, por ultimo de esta manera se quiere dar tribuna a esas personas humildes y honradas que en la mayoría de los casos nunca son escuchado o atendidos.

“Estoy en Lima, en el inmenso pueblo, cabeza de los falsos wiraqochas. En la Pampa de Comas, sobre la arena, con mis lágrimas, con mi fuerza, con mi sangre, cantando, edifiqué una casa. El río de mi pueblo, su sombra, su gran cruz de madera, las yerbas y arbustos que florecen, rodeándolo, están, están palpitando dentro de esa casa; un picaflor dorado juega en el aire, sobre el techo. Al inmenso pueblo de los señores hemos llegado y lo estamos removiendo. Con nuestro corazón lo alcanzamos, lo penetramos; con nuestro regocijo no extinguido, con la relampagueante alegría del hombre sufriente que tiene el poder de todos los cielos, con nuestros himnos antiguos y nuevos, lo estamos envolviendo. Hemos de lavar algo las culpas por siglos sedimentadas en esta cabeza corrompida de los falsos wiraqochas, con lágrimas, amor o fuego. ¡Con lo que sea! Somos miles de millares, aquí, ahora. Estamos juntos; nos hemos congregado pueblo por pueblo, nombre por nombre, y estamos apretando a esta inmensa ciudad que nos odiaba, que nos despreciaba como a excremento de caballos. Hemos de convertirla en pueblo de hombres que entonen los himnos de las cuatro regiones de nuestro mundo, en ciudad feliz, donde cada hombre trabaje, en inmenso pueblo que no odie y sea limpio, como la nieve de los dioses montañas donde la pestilencia del mal no llega jamás. Así es, así mismo ha de ser, padre mío, así mismo ha de ser, en tu nombre, que cae sobre la vida como una cascada de agua eterna que salta y alumbra todo el espíritu y el camino.”,  José María Arguedas,  en A nuestro padre creador Túpac Amaru, Lima, 1962.